En este breve pasaje, Alicia despierta de su particular sueño, y en vez de encontrarse agitando a la Reina Roja, descubre que a quien está sacudiendo en realidad no es otro que uno de sus gatitos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.