El Anciano es un personaje de la novela a A través del espejo y lo que Alicia encontró allí de Lewis Carroll. Sólo aparece en el poema Ojos de bacalao del octavo capítulo y no interactúa con el resto del reparto.

Descripción[editar | editar código]

Ilustración de John Tenniel.

A través del espejo y lo que Alicia encontró allí[editar | editar código]

De acuerdo con el poema, el Caballero Blanco se encontró con el anciano asoleándose sobre una cerca y lo interrogó acerca de su profesión. El Anciano responde con una larga lista de absurdas ocupaciones, incluyendo la labración de botones de chaleco con los ojos de bacalaos y la excavación por bollos con mantecón.

La última estrofa de la canción se cierra con una descripción de él como:

De mirada bondadosa y pausado hablar...
Los cabellos más canos que la nieve...
La cara muy como la de un cuervo,
los ojos encendidos como carbones.
Aquel que parecía anonadado por su desgracia
y mecía su cuerpo consolándose...
Susurrando murmullos y bisbiseos,
como si tuviera la boca llena de pastas;

En la gran partida de ajedrez, el Anciano es el alfil del Rey Blanco.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.